Que el Pirineo navarro es una gozada para cualquier actividad es algo que no es un secreto. Mendizales, txirrindularis y cualquiera que quiera disfrutar de la naturaleza tiene en el valle de Belagua y alrededores un entorno privilegiado. Este fin de semana, tras 3 años de espera volvía de nuevo una de las pruebas cicloturistas más bonitas del calendario: Larra Larrau. Y no es de extrañar que la Vuelta a España vaya a realizar una etapa en esta zona, por lo que parece, calcando el recorrido de esta prueba.

La prueba cuenta con dos distancias, pero con un trazado exigente en cualquiera de sus recorridos. En el recorrido corto, 3 puertos: Pierre Saint Martin, Larrau y el alto de Laza mientras que en el largo, se realiza un bucle entre la Pierre y Larrau en el que se sube Issarbe, que es casi tan duro como Larrau.

Después de un verano en el que no he entrenado lo que debería para poder hacer el recorrido largo (146 km y 3800 m de desnivel), apostar por el corto era la opción más sabia para poder disfrutar del día. 2600 m de desnivel en 100 km, con Larrau de por medio no son moco de pavo, pero el día acompañó de lo lindo y se disfrutó.

Tras desayunar en el camping de Asolaze, me bajé en bici a Isaba para ir despertando al cuerpo. El día salió espectacular, despejado y poco viento con una temperatura ideal para andar en bicicleta. A las 11:00 tras saludar a algún que otro conocido, salíamos dirección a la Pierre Saint Martin bastante tranquilos hasta que a de pie de puerto, al pasar la alfombra del cronometraje mucha gente arrancó la moto. Después de haber subido la Pierre (14,3 km al 5,7%) varias veces en solitario, fue una gozada poder hacerlo con gente. El tramo cercano al Refugio se me atragantó un poco pero a base de coger rueda y de saber que después había un tramo para recuperar, se superó. Una vez pasada la estación de esquí de El Ferial quedan 3 km que además no son tan duros como la primera parte del puerto.

Después de avituallar en la cima, abrigarse con la bolsa que me dejó Javi y bajada en busca de Larrau. Por el camino comer y beber y una alegría al encontrarme con Eneko que venía de la larga y nos llevó en carroza hasta la base de Larrau. Y a partir de ahí, sálvese quien pueda: 15 km al 8% de pendiente media con un tramo central de 3 km que no bajan del 11%. Y ahí, no hay rueda que valga, con paciencia y para arriba. En la cima tenía a mis amigas, Lidia e Isabel que bien se encargaron de animarme y de llevarme avituallamiento.

Superados los dos puertos duros del día, quedaban 25 km a meta: bajar Larrau, el alto de Laza (3,5 km al 6%) y 10 km hasta llegar a Isaba. En Laza apreté con lo que quedaba y desde arriba a Isaba rodé con fuerza pasando a relevos con un grupillo hasta llegar a meta.

Y una de las mejores fotos de este fin de semana es la del domingo comiendo en Juan Pito y disfrutando, con Isabel y Lidia, de las vistas de este precioso valle que a mi tanto me gusta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s