Hace un año, en Junio de 2017 la Federación Navarra de Escalada y Deportes de Montaña balizó el sendero que sigue huella de aquellos hombres que escaparon del Fuerte de Ezkaba en 1938. Como es de esperar no es el recorrido exacto, pero esta GR, divida en 4 etapas, va siguiendo el probable itinerario de uno de los que alcanzaron la muga (Jovino Fernández) busca el norte cruzando los ríos Ultzama y Arga hasta llegar a Urepel a lo largo de 53 kilómetros.

La idea de completar este sendero me rondaba por la cabeza desde hacía tiempo, pues es atractivo deportivamente y como no, históricamente. Así que, como generalmente surgen este tipo de ideas, comenzó de forma improvisada esa misma mañana con un mensaje a Xabitxu. Lo dejamos todo organizado y después de que mi aita nos llevase hasta arriba, a las 20:30 salimos del Fuerte de Ezkaba.

En el atardecer del 22 de mayo de 1938 se produjo la evasión de 795 presos que estaban confinados en el Fuerte de San Cristóbal (Ezkaba). En aquel momento albergaba cerca de 2.500 reclusos, la mayoría de ellos por motivos políticos relacionados con la Guerra Civil.  Tan sólo 3 evadidos alcanzaron la frontera con Francia y, por tanto, culminaron con éxito su tentativa.

GR 225
Perfil con hitos y fosas de la GR 225

Fuerte de Ezkaba – Olabe

Salimos del Fuerte de Ezkaba en dirección a su ladera norte hacia el valle de Ezkabarte. En su mayor parte, vamos bajando hasta atravesar Garrues y Orrio, donde nos dirigimos hacia Sorauren mientras atardece. La temperatura es ideal, el camino agradable y vamos debatiendo sobre como habría sido la historia de la Fuga, por lo que vamos muy entretenidos. Tras atravesar Olaiz, llegamos a la localidad de Olabe donde, después de una etapa muy agradable y a un ritmo vivo, cenamos en condiciones.

Al inicio de esta etapa, muy cerca del Fuerte, encontraremos una derivación que -en pocos metros- nos acercará al Cementerio de las Botellas. La gran mayoría de los que abandonaron el Fuerte tomaron la dirección norte -alejándose de las luces de la ciudad- confiando en alcanzar territorio francés a través de los montes. Sin duda atravesaron (o pasaron cerca) los pueblos como Orrio, Maquirriain y Eusa. Allí se encuentran con el monte Txaraka y, probablemente, se produce la dispersión de muchos de ellos. Algunos se dirigen hacia el oeste, en dirección a Juslapeña; en los alrededores de Belzunce y Navaz concluirá su escapada (fatalmente para muchos). Otros se internan en el macizo montañoso para conservar, como pueden, el rumbo norte y llegarán a los valles de Odieta y Olaibar. El resto se dirigirá hacia el este, en dirección a Esteribar. Al final de la etapa, podemos visitar la fosa común donde, durante el año 2016, Aranzadi exhumó los restos de 16 fugados que fueron capturados en los alrededores de Olabe.

Olabe – Saigots

Tras cenar, hacia las 23:00 aproximadamente, salimos. Desde Olabe -siguiendo el viejo camino de Lurzei recuperado en auzolan por vecinos del pueblo- se alcanza la pista que nos conduce hasta la ermita de San Salvador. Comenzamos a subir y Xabi, comienza a marcar un ritmo vivo, nos conocemos bien y sin mediar palabras ya sabemos como desenvolvernos en el monte. Es un sendero espectacular y vamos gozando de lo lindo centrados en el haz de luz que sale de nuestro frontal. La bajada invita a correr y de noches es más divertido aún, así que nos lanzamos cuesta abajo. De pronto, nos encontramos con que la pista estaba atravesada por un río, así que no queda otra que descalzarse, darse un remojón y seguir. Desde allí, la GR toma dirección noreste para introducirse en el valle de Esteribar por Leranotz y sigue, por el viejo camino que une ambos pueblos, hasta Saigots.

Esta etapa contiene una variante (denominada ‘de Usetxi’ dado que atraviesa dicho pueblo). A un kilómetro de distancia de Leranotz, se coge una pista a la izquierda que sube hasta el pueblo de Usetxi. Se atraviesa y se toma dirección este, hacia el paraje de Oiezki. Después se inicia un descenso que nos regresa al camino principal, a menos de un kilómetro para llegar al final de etapa: Saigots.

El valle de Esteribar es el camino más corto hacia la frontera. Conscientes de ello, las autoridades organizaron intensas batidas con el apoyo de parte de la población. Los fugados siguen dispersándose, hecho demostrado por la relación de capturados y fusilados en numerosas localidades: Zabaldika, Antxoriz, Urdaniz, Idoi, Eugi, etc. En Zubiri se estableció el mando de la Guardia Civil, que será el que emita los informes oficiales.

Saigots – Sorogain

Mitad de recorrido, noche cerrada y seguimos en manga corta. Vamos bien de horarios, animados comenzamos a subir hacia el valle de Erro. La GR tomará dirección noreste cerca de la muga entre Esteribar y Erro, el sendero gira bruscamente a la izquierda y más adelante transcurre próximo al pueblo de Lintzoain. Subimos ágiles, pero los kilómetros comienzan a notarse. Al salir del bosque, tomamos una pista que nos lleva al collado de Lizartzu, donde decidimos parar comer algo porque tras 8 horas andando, el estómago se queja. Después, empezaremos el descenso hacia el albergue de Sorogain.

IMG_8821
Poste indicativo

Los fugados llevan varios días recorriendo los caminos hacia la frontera como buenamente pueden. Muchos optan por esconderse y estudiar el terreno durante el día y caminar de noche. Las autoridades saben que si alcanzan los bosques de Kinto Real, tendrían la frontera a tiro y por eso deciden organizar batidas, que se saldan con 39 fusilados en los pueblos de la zona.

Saigots – Sorogain

Esta es la etapa más corta de las cuatro. Desde el albergue de Sorogain tomamos una pista dirección norte hasta el collado de Beraskoain, donde la GR se cruza con la GR 12. La subida al collado pesa, pero es entretenida porque entra la niebla, amanece y podemos ver 3 ciervos cruzando el camino, además de oír una gran cantidad de pájaros. Desde allí se inicia el descenso hacia Urepel, precioso entre el bosque. Dos kilómetros más allá del collado atravesaremos la muga como hicieron los tres fugados que llegaron hasta estos parajes: sin ser capaces de discernir dónde empieza un estado y dónde termina otro. Desde aquí Xabi mete la directa hacia abajo y me lleva con el gancho, pero no queda nada, estamos ya “prácticamente salvados”.

206 de los fugados fueron abatidos, y de entre los capturados, otros 14 fueron considerados ‘organizadores’ y ejecutado. Los nombres de Jovino Fernández -que llegó Urepel- y Velentín Lorenzo y José Marinero, que llegaron a Valcarlos, quedarán para siempre asociados a la épica fuga del Fuerte de Ezkaba. Tardaron entre 10 y 14 días en llegar, fueron los únicos tres evadidos, con la salvedad de un cuarto misterioso fugado, que consiguieron alcanzar la frontera con éxito. Tras recuperarse, contactaron con la embajada republicana de España en Hendaya y fueron de nuevo a combatir por sus ideales a Barcelona.

Así pues, tras 10 horas y media de caminata, llegamos a Urepel, donde esperamos tomando un café a Ángel, el aita de Xabi, que fue a recogernos. Yo me quería trabajar un poco más la resistencia, así que volví a casa en bici, pero eso sí, me ahorré subir Urkiaga desde Francia, que tiene su miga.

Una gran noche en memoria de aquellos que -hace muchos años- transitaron por esos mismos montes y valles en busca de una vida mejor: de los que fueron devueltos a la miseria de su encierro, de los que murieron en el intento y de los que alcanzaron la libertad.

Más info:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s